Resumen del Plan con Propósito

Descargue el Plan con Propósito completo (PDF)

Únete a nosotros en el proyecto del Reino de Dios: ¿Qué está haciendo Dios en el mundo y cómo podemos ser parte de este proyecto? Esta es la pregunta clave de una iglesia misional.

Dios envió a Jesús al mundo a anunciar e inaugurar un nuevo orden que el llamó “el reino de Dios”. El proyecto shalom de Dios alcanza hasta lo más profundo del corazón de hombres y mujeres y más allá de las fronteras nacionales y culturales.

Jesús es el centro de nuestra fe. La auténtica comunidad cristiana es el centro de nuestras vidas. La reconciliación es el centro de nuestra labor. La intención de Dios es que la iglesia sea una señal, un instrumento y un anticipo del reino.

Como: Dios obra de diferentes y variadas maneras y no puede ser manipulado. Muchas veces Dios nos toma por sorpresa. Pero una de las principales formas en que el nuevo orden de Dios prorrumpe, es por medio de grupos pequeños (y a veces grandes) de personas reunidas alrededor del Jesús que perdona pecados, que ama al enemigo y que comparte el pan. Gente que se compromete con Jesús y deja que su vida personal y corporativa sea formada y transformada. En su vida comunitaria, en lo poco y en lo mucho, estos grupos de personas viven proyectándose hacia el futuro que Dios quiere para cada uno.

Quien: “Como el Padre me envió, así mismo yo os envío”. Jesús dijo estas palabras a sus discípulos y todavía las repite a nosotros en el día de hoy. La Iglesia Menonita de EE. UU. es un pueblo enviado. No solamente un grupo seleccionado quienes son especialmente comisionados y apartados, sino cada miembro y cada congregación son enviados a dar testimonio, en palabra y hechos, del amor de Dios, la sanidad y esperanza que cambia vidas y transforma nuestro mundo.

Que: A través de mucha oración, la Junta Ejecutiva está estableciendo la dirección y fijando metas para nuestra iglesia, las cuales fluyan de nuestro sentido del llamado y visión. La asamblea de delegados de Pittsburgh 2011, afirmó una visión misional y un Plan con Propósito, que va a guiar a nuestra iglesia. Como somos formados por las preguntas que hacemos, nuestra visión y plan son guiados por las siguientes seis preguntas:

Primera parte – Nuestra visión misional
1. ¿A quienes llama Dios a convertirnos en pueblo?
2. ¿A dónde nos está llamando Dios, a ir?
3. ¿Cuáles son los indicadores que demuestran que nosotros estamos en la senda escogida por Dios para nosotros?

Segunda Parte – El Plan con Propósito
4. ¿Dónde estamos en esta jornada?
5. ¿Qué circunstancias podrían llevarnos a hacer ajustes a nuestras metas en nuestro caminar?
6. ¿Cuáles son los siguientes pasos en nuestra senda?

Los delegados de la convención de Pittsburgh, afirmaron siete prioridades principales para la iglesia en general. Las tres primeras prioridades expresan el corazón de la vida de la congregación desde una perspectiva anabautista. Las cuatro siguientes identifican áreas para un enfoque especial durante los próximos 10 años, concretamente a través de las agencias de la iglesia y de la conferencia nacional. En cada una de estas áreas hemos identificado metas claves a seguir.

Siete prioridades de la iglesia

  1. Formación Cristiana. Esta prioridad refleja las diversas maneras en que Jesús es el centro de nuestra fe. Las iglesias misionales leen la escritura de tal manera, que les ayuda a formarlas a la imagen de Jesucristo.
  2. Comunidad Cristiana. Esta prioridad refleja la naturaleza comunal y orgánica del cuerpo de Cristo. Las congregaciones misionales adoran juntas, extienden la hospitalidad, practican el discernimiento de las escrituras, cultivan una unidad Cristo céntrica, y aprenden a estar en acuerdo o desacuerdo, en amor.
  3. Testimonio Cristiano Integral. Esta prioridad refleja las diversas maneras en que la reconciliación es el centro de nuestra misión. La iglesia misional expresa su fe por medio del evangelismo, plantación de iglesias, servicio cristiano, paz y justicia.
  4. Mayordomía. Esta prioridad refleja nuestro compromiso de rendir todo lo que tenemos por amor al reino de Dios. Las iglesias misionales cultivan la mayordomía integral, esmero por la creación, y practican la ayuda mutua.
  5. Capacitación de Líderes. Esta prioridad refleja nuestro compromiso de desarrollar líderes en todos los niveles de la iglesia. Las iglesias misionales ayudan a todos sus miembros a alcanzar su potencial, en su seguimiento al llamado de Dios.
  6. Deshacer el Racismo y Fomentar la Transformación Intercultural. Las iglesias misionales buscan desmantelar el racismo personal y sistémico, desarrollando una capacidad intercultural, sanando divisiones raciales y valorando todos los dones del diverso pueblo de Dios.
  7. Relaciones entre Iglesias. Esta prioridad refleja nuestro deseo de aprender y crecer a través de la interacción con otras comunidades cristianas. Las iglesias misionales aprenden de otras, las cuales comparten su compromiso de vivir bajo el reino de Dios.

Cuando: Anticipamos que este Plan con Propósito nos guiará en los próximos 10 años. Sin embargo, intentamos mantener el documento vivo y fluyendo. Planeamos dialogar y revisarlo regularmente, para asegurarnos que refleje lo que Dios nos ha llamado a hacer en nuestro caminar. Implementaremos un círculo de retroalimentación, con participación de los delegados a cada sesión bienal y en ocasiones intermedias.

Donde: Usted puede acesar una copia completa de la Visión Misional y Plan con Propósito para la Iglesia Menonita de EE. UU. (15 de febrero del 2012)

Como: Estamos orando por la gracia y la ayuda de Dios para llevar adelante la visión, el propósito y el plan. Animamos a cada congregación, conferencia de área o agencia a:

  • Trabajar todo el documento sección por sección
  • Hacer las seis preguntas en relación a su propia iglesia o agencia
  • Estudiar los rasgos misionales y demarcadores de una iglesia fiel
  • Abrazar las siete prioridades, adaptando las metas que son aplicables a su contexto
  • Lidiar con las polaridades que reflejan una vida de iglesia fiel
  • Compartir con otros lo que están aprendiendo

Traducción: Rafael Barahona, Zulma Prieto

Junio del 2012