En el camino Vol. 2, No. 4 20 de noviembre del 2014 Los menonitas e Israel-Palestina

Bienvenida

JasonBooneSe dice que el velo entre el cielo y la tierra es más fino en Jerusalén. Tal vez. Pero, ¿es eso lo que lleva nuestra atención al conflicto en Israel-Palestina?

La respuesta es quizá mucho menos poética y mucho más poderosa. Buscamos seguir a Jesús, a quien encontramos con los pobres, los encarcelados y todos los que sufren. Seguir a Jesús nos llevará a muchos lugares, y sin duda nos llevará a Israel-Palestina.

Lo invito a seguir avanzando por el sendero de Jesús con estas reflexiones y recursos enfocados en Israel-Palestina —y las conexiones menonitas que allí existen— en este número de En el Camino.

Jason Boone es director de la Red de Apoyo de Paz y Justicia de la Iglesia Menonita de EE. UU. Vive y trabaja en Raleigh, Carolina del Norte.

También deseamos reconocer que la situación entre Israel y Palestina es volátil y hay incertidumbre. Mientras preparábamos esta publicación  nos enteramos de los asesinatos violentos de cuatro rabinos en una sinagoga en Jerusalén perpetrados por dos palestinos armados. Nos entristece la muerte de estos rabinos quienes ya forman parte de las legiones de individuos que han perdido sus vidas en este conflicto entre Israel y Palestina. Hoy, tomamos un momento para orar por las víctimas de este último ataque, sus familias, y por aquellos individuos que llegaron a cometer tal violencia, y oramos que la paz de Dios prevalezca en Israel y Palestina.


Involucrarse

Engage-Header
Foto por Ryan Rodrick Beiler


Reflexiones de los viajes de aprendizaje “Vengan y vean”
 

En respuesta a Kairós Palestina, un llamamiento de cristianos palestinos del 2009, la Iglesia Menonita de EE. UU. está promoviendo oportunidades para que los pastores menonitas y otros líderes participen en viajes de aprendizaje a Israel-Palestina, y para que “vengan y vean” la realidad actual (Plan con Propósito, renglones 1076–1078). Buscamos enviar 100 líderes en viajes de aprendizaje en un período de cinco años.

Aquí, tres participantes de los viajes reflexionan sobre sus días en Israel-Palestina.

  • André Gingerich Stoner, director de relaciones entre iglesias y testimonio integral para la Iglesia Menonita de EE. UU., Elkhart, Indiana.
  • Yvonne Platts, ministra de juveniles y trabajo comunitario de la Iglesia Menonita Nueva Vida Norristown (Pensilvania) New Life.
  • Joy Sutter, miembro de la junta ejecutiva, East Norristown, Pensilvania.

 

AndreGingerichStonerAndré Gingerich Stoner

Director de relaciones entre iglesias y testimonio integral
Iglesia Menonita de EE. UU.
Elkhart, Indiana
Viaje de febrero/marzo del 2014

Habíamos estado abriéndonos camino por las estrechas calles de la Ciudad Antigua de Jerusalén durante varios días, visitando la Iglesia del Santo Sepulcro, siguiendo la Via Dolorosa. Exploramos pequeñas tiendas rebosantes de comida y productos de todo tipo y mirábamos a la gente: judíos ortodoxos, mujeres musulmanas con la cabeza cubierta de distintas maneras, monjas católicas y, por supuesto, una multitud de turistas de todas partes.

Un día, un joven guía llamado Daoud llevó a nuestro grupo a recorrer la ciudad. En cierto momento llegamos a una calle lateral. De pronto había silencio. Allí solían vivir los residentes palestinos de Jerusalén, con habitaciones y apartamentos apiñados alrededor de un patio compartido.

Daoud nos mostró una esquina incendiada. Una anciana palestina había vivido allí. Cuando fue al hospital, unos pobladores israelíes ocuparon su habitación. Hubo discusiones con los vecinos palestinos, que acabaron por incendiar la habitación para impedir que los israelíes tomaran el espacio.

A la vuelta de la esquina, vimos puertas en las que habían pintado la estrella de David. Eran habitaciones ocupadas ahora por soldados israelíes. En el techo había una casilla de vigilancia con un soldado israelí que portaba un arma automática. En cada centímetro y en cada habitación hay una lucha por el control de Jerusalén.

Daoud nos mostró el hogar de una familia que había criado a dos niñas. Una es ingeniera y la otra, médica, pero ambas se han ido del país por no tolerar las condiciones y por no haber hallado trabajo.

Luego caminamos 20 pasos y regresamos a la calle principal con todo su ajetreo y bullicio. Había estado en esa calle media docena de veces y no tenía idea del drama que se desarrollaba a apenas unos metros de allí.

Esta experiencia fue un símbolo de nuestro viaje. Nos habían invitado a “venir y ver”. Descubrimos que es posible ver en muchos niveles distintos.

Market
André Gingerich Stoner: “Había estado en esa calle media docena de veces y no tenía idea del drama que se desarrollaba a apenas unos metros de allí”.


YvonneYvonne Platts

Ministra de juveniles y trabajo comunitario
Iglesia Menonita Nueva Vida Norristown (Pensilvania) New Life
Viaje de octubre del 2014

 

Al reflexionar sobre mi experiencia en el viaje de aprendizaje “Vengan y vean” a Israel-Palestina en octubre, mi corazón late fuerte y mis pensamientos galopan. Corren hacia lo que parece ser un abrumador sentido del deber de ayudar a otros a conectarse con las luchas y los aprietos que nuestras hermanas y hermanos palestinos están soportando.

Hice el viaje en respuesta a una invitación que se les hizo a los líderes (pastores, líderes denominacionales y otros) de la Iglesia Menonita de EE. UU. con el fin de que participaran de los viajes de aprendizaje a Israel-Palestina en respuesta al documento Kairós Palestina. Este escrito es un llamado a los cristianos de todo el mundo a que vengan y vean lo que está ocurriendo en Palestina y se unan a los cristianos palestinos contra la injusticia y la segregación racial, al estilo apartheid, que se vive en la región.

Era emocionante tener la oportunidad de visitar lugares sagrados tales como el sitio donde Jesús nació, el Mar de Galilea y el Monte de los Olivos, y me invadió la curiosidad por conocer lo que realmente estaba sucediendo en Israel-Palestina. Me he dado cuenta de que nuestros medios de noticias estadounidenses no siempre nos brindan los informes más acertados sobre estos temas.

Me intrigaba mucho nuestro objetivo de conocer a gente “de allí mismo” para comprender mejor el conflicto palestino-israelí y sus realidades, así como conocer a las organizaciones palestinas e israelíes que están trabajando por la paz y la justicia, incluidas aquellas con las cuales las agencias menonitas están colaborando.

Otra meta/expectativa era regresar a nuestros hogares con el compromiso de involucrarnos en la educación y la defensoría sobre la justicia en Palestina e Israel, con la esperanza avanzar hacia un enfoque pro justicia, pro paz y pro Jesús, en lugar de uno que sea simplemente pro israelí o pro palestino.

Antes de esta invitación, nunca consideré visitar la región e ignoraba mayormente el grado de injusticias que los palestinos sufren a diario. En seguida mi mente, cuerpo y alma identificaron los patrones similares de opresión, abuso, etiquetamiento y discriminación que los afroamericanos experimentaron en Estados Unidos durante las épocas de la Reconstrucción y de Jim Crow. Recordé los tiempos de la esclavitud, cuando separaban a las familias y había acciones deliberadas por parte de los dueños de esclavos y de la cultura dominante para destruir el idioma y la cultura de otros pueblos.

Me identifico con el clamor de la gente que pide que se haga justicia. ¿Para qué sirven las leyes internacionales si no pueden hacerle rendir cuentas al gobierno?

Lo que vi y reconocí fue que a pesar del plan intencional y estratégico de obligar a la gente a abandonar una tierra y de infligirles una humillación diaria mediante puestos de control, creando dificultades con un propósito particular al cerrar calles importantes y a través de otras acciones, abundaba un intrépido espíritu de resistencia y esperanza de que la gente podrá superar estos padecimientos.

Los cristianos palestinos dependen de personas como usted y yo que apoyen sus esfuerzos por la paz. Si aún no ha leído el documento Kairós Palestina, hágalo. Lo aliento también a apoyar al Comité Central Menonita y a sus organizaciones coparticipantes, que hacen un buen trabajo en ayudar a restaurar la humanidad en aquella región.


JoySutter2013newJoy Sutter

Miembro de la junta ejecutiva
East Norristown, Pensilvania
Viaje de febrero/marzo del 2014

 

Joy compartió las siguientes reflexiones con los demás miembros de la junta ejecutiva de la Iglesia Menonita de EE. UU. en su reunión de junio del 2014:

“Vengan y vean” fueron las palabras proféticas de un asombroso viaje del cual participé junto a otros líderes de la Iglesia Menonita de EE. UU. en Israel-Palestina esta primavera. Esta simple invitación a ir y ver cambió mi visión de la gente, las políticas y las imágenes que me había formado en la mente antes de mi visita. Siempre supe que existía un conflicto en Medio Oriente, pero hasta que pude verlo en persona no lo comprendí verdaderamente y no penetró mi alma.

Necesité ir y ver por mi cuenta para entender mejor que el conflicto en Israel-Palestina:

  • Es tanto antiguo como moderno. Es serio como la muerte y es ridículo.
  • Es religioso y secular.
  • Se pelea con palabras, armas e información incorrecta presentada en los medios occidentales.
  • Es por la tierra, el aire que hay arriba de ella y el agua de abajo.
  • Consiste en acaparar agua, derribar olivos y construir caminos distintos para que los israelíes regresen a sus hogares en los asentamientos.
  • Es cerca de 430 millas de un muro de 20 pies de alto con cerco eléctrico.
  • Consiste en torres de vigilancia, gas lacrimógeno, palestinos jóvenes a los que detienen y echan en la cárcel, interrogaciones y humillación.

Oí las palabras de Jeremías con la mayor claridad cuando dijo: “Dicen ‘¡Paz, paz!’ ¡Pero no hay paz!” [6.14], y recordé el Salmo 24.1: “¡Del Señor son la tierra y su plenitud! ¡Del Señor es el mundo y sus habitantes!”.

Una oración de cierre

Líder:          Oramos por los obreros que no pueden entrar a su lugar de trabajo. Oramos por los juveniles y adultos jóvenes que están perdiendo la esperanza en su futuro. Oramos por las madres que están hartas del derramamiento de sangre, las matanzas y el uso constante del poderío militar. Oramos por las familias que han perdido a sus seres queridos.

Grupo:        Señor, en tu misericordia, oye nuestra oración.

Líder:          Oramos para que abras los ojos del mundo —de los israelíes, de los palestinos, de los estadounidenses y de los canadienses— a esta injusticia. Ayuda al mundo a ver que la seguridad y la libertad de un pueblo dependen de la seguridad y la libertad de los demás.

Grupo:        Señor, en tu misericordia, oye nuestra oración.

Líder:          Oramos por los políticos, para que se den cuenta de que la seguridad y la paz que todos añoramos no llegarán con el uso de la fuerza militar, sino garantizando la justicia para todos. Ayúdanos a ser valientes para hablar de la paz que se logra a través de la no violencia, el único camino para que todos los pueblos trabajen juntos por un futuro equitativo y justo.

Grupo:        Señor, en tu misericordia, oye nuestra oración.

Líder:          Dios, nos has llamado a ser seguidores. Danos sabiduría. Libéranos del odio y la amargura. Llénanos del amor agape y de pasión por la justicia, para que respetemos los derechos y la dignidad de todos. Ayúdanos a ver tu imagen divina en todos.

Grupo:        Señor, en tu misericordia, oye nuestra oración.

Todos:        Y todo el pueblo de Dios dice: “Amén”.


Aprender más

  • Seminario web: Jesús llora: una introducción al conflicto israelí-palestino
    Jueves 4 de diciembre, 8 p.m. EST¿Desearía saber más sobre el conflicto israelí-palestino pero no sabe dónde comenzar? ¿Le da vergüenza preguntar? ¿Tiene poco tiempo? Sepa que no es el único.Jesús llora: una introducción al conflicto israelí-palestino es un seminario web de una hora sobre los aspectos básicos del conflicto, a cargo de la Red de Apoyo de Paz y la Justicia de la Iglesia Menonita de EE. UU. y la Red Menonita de Misión.Mire el seminario web y debata con su clase de escuela dominical, su grupo pequeño o con su familia y amigos.
  • Red Menonita de Palestina-Israel (MennoPIN)Únase a esta red menonita de base para todo el país. El grupo escribe:“Creemos que Cristo nos llama trabajar por la paz, la justicia y la reconciliación en el mundo. La tierra de Palestina-Israel es en muchos modos un microcosmos de nuestro mundo, el antiguo y el moderno. El conflicto existente en esa pequeña área aviva la desconfianza y la violencia en la región y en todo el mundo. Más aún, los menonitas han estado generando vínculos y compartiendo experiencias en Palestina-Israel durante décadas, buscando descubrir nuestras propias responsabilidades en aquellas relaciones. Por estas razones sentimos un llamado especial a orar y trabajar por la paz en esa tierra santa. Nos comprometemos a seguir el modelo de Cristo, hablando y actuando con valor pero sin violencia, con el amor como nuestro guía”.Aprenda más acerca de la red.

Blog

Lea las reflexiones de otros líderes de la Iglesia Menonita de EE. UU. que participaron en viajes anteriores de “Vengan y vean” este mismo año.


Dar

Su donación de hoy ayudará a continuar con los viajes de aprendizaje, que a su vez ayudarán a educar a los líderes y miembros de la Iglesia Menonita de EE. UU. sobre el conflicto en curso en Israel-Palestina, y los equiparán mejor para abogar por la paz en sus contextos.

Las contribuciones pueden realizarse por Internet: debajo de “Designate funds for specific project”, por favor note “Come and See learning tours”. ¡Muchas gracias!


 

Equipo de comunicaciones: Hannah Heinzekehr, Alyssa Bennett Smith, Annette Brill Bergstresser, Jenny CastroKen Gingerich
Traducción: Alex Naula, Zulma Prieto

Subscríbase a En el camino