El encuentro de la ‘Esperanza’ ofrece un plan específico para el cambio racial/étnico

La quinta reunión anual de líderes generará políticas abarcadoras

Melody Pannell, de Eastern Mennonite University, Harrisonburg, Virginia, fue una de los participantes que asistieron al encuentro por primera vez. (Foto de Carol Roth)
Melody Pannell, de Eastern Mennonite University, Harrisonburg, Virginia, fue una de los participantes que asistieron al encuentro por primera vez. (Foto de Carol Roth)

[English]

Por Wil LaVeist

HAMPTON, Virginia (Red Menonita de Misión/Iglesia Menonita de EE. UU./Agencia Menonita de Educación) — En el quinto encuentro anual de “Esperanza para el futuro” (HFF, por sus siglas en inglés), realizado del 21 al 24 de enero, hubo un fuerte sentir de que es hora de poner las ideas en acción para incrementar la diversidad racial/étnica en los puestos de liderazgo de la Iglesia Menonita de EE. UU.

Unos 60 participantes desafiaron el clima inusualmente frío y la nieve vertida en aeropuertos y autopistas para reunirse en la Iglesia Comunitaria de Calvary (C3) de Hampton, Virginia. La tormenta de invierno Jonas impidió la llegada de 19 participantes inscritos.

El encuentro de cuatro días brinda un espacio para que las personas de color que son líderes en iglesias, instituciones y agencias menonitas puedan trabajar en red y armar estrategias en conjunto y con líderes blancos. Juntos apuntan a desarrollar modos de ayudar a la iglesia a adaptarse positivamente a su rápido crecimiento entre las personas de color, en comparación con el que se da en congregaciones predominantemente blancas.

Los participantes se reunieron en “caucus” raciales separados y luego estuvieron juntos en grupos de trabajo multirraciales. Examinaron temas vinculados a la raza, la etnicidad y el género a través del tema “Equipar a los santos”, basándose en Efesios 4:12-16. Cada noche, los participantes se aventuraban a salir a cenar juntos. Culminaron el encuentro el domingo por la mañana, en un culto de adoración en C3, donde el coro ofreció su alabanza al estilo afroamericano contemporáneo. Bishop L.W. Francisco, pastor principal de C3, exhortó a los congregantes a activar la grandeza de Dios que está dentro de ellos.

Cada encuentro de HFF ha tenido distintos énfasis. El enfoque de este año estuvo puesto en los recursos humanos, con el fin de identificar las mejores prácticas que permitirán aumentar el flujo de una diversidad de candidatos por el canal de las contrataciones. Durante la sesión del sábado, un espíritu de urgencia por cambios reales se apoderó de muchos de los que habían asistido a encuentros anteriores de HFF, así como también de personas que participaban por primera vez y que tenían grandes expectativas. Juntos, los participantes ejercieron presión para que hubiera más tiempo y más concentración en políticas específicas que generen cambios positivos.

Un llamado creciente para lo específico

Los estudiantes menonitas de colegios universitarios fueron contribuyentes claves de los grupos de trabajo. (Alrededor de la mesa, desde adelante a la izquierda hacia la derecha) Gabby Castanon, de Goshen College (Indiana); Isaiah Crosby y Abe Mateo, de Hesston College (Kansas); Marvin Lorenzana, de la Red Menonita de Misión; Nashon Lora, de Goshen College; y Michelle Armster, de CCM. Fotografiando al grupo de trabajo aparece Gilberto Pérez, Jr., de Goshen College (de pie). (Foto de Carol Roth)
Los estudiantes menonitas de colegios universitarios fueron contribuyentes claves de los grupos de trabajo. (Alrededor de la mesa, desde adelante a la izquierda hacia la derecha) Gabby Castanon, de Goshen College (Indiana); Isaiah Crosby y Abe Mateo, de Hesston College (Kansas); Marvin Lorenzana, de la Red Menonita de Misión; Nashon Lora, de Goshen College; y Michelle Armster, de CCM. Fotografiando al grupo de trabajo aparece Gilberto Pérez, Jr., de Goshen College (de pie). (Foto de Carol Roth)

En noviembre del 2015, Zenebe Abebe, quien había asistido a dos encuentros previos de HFF, escribió un artículo de opinión en The Mennonite titulado “Esperanza para el futuro requiere cambiar nuestra dirección”. Abebe, quien es negro y es miembro de la Iglesia Menonita Shalom, de Indianápolis, escribió: “Desafío a los líderes de la cultura dominante a que consideren hacer una promesa completa para que el cambio ocurra. Desafío a los intermediarios influyentes y a las personas de color a generar solidaridad y crear un plan de acción que produzca cambios tangibles”.

Abebe, que también asistió este año, se sentó cerca de James Brenneman, presidente de Goshen College (Indiana), quien fomentó un sentimiento afín.

“Pienso que es sano presionar y ser presionado”, dijo Brenneman, que es blanco.

Cambios potenciales en las políticas

Melody Pannell, profesora en Eastern Mennonite University, de Harrisonburg, Virginia, asistió al encuentro por primera vez y dijo que ella también fue preparada y dispuesta a ahondar en soluciones específicas.

“Creo sin dudas que muchos de los comentarios que pueden dar esperanza a las futuras generaciones necesitan pasar a la acción”, dijo Pannell y añadió que a lo largo de los años ha asistido a varios encuentros menonitas para debatir modos de mejorar las relaciones raciales y fomentar la diversidad.

En la lista de políticas que pueden dar soluciones y que recibieron la afirmación del grupo figuran las siguientes propuestas:

  • Todas las juntas, comités de discernimiento del liderazgo y equipos de contratación deberían tener diversidad.
  • Las nuevas contrataciones y el personal actual deberían recibir capacitación continua en antirracismo y competencia intercultural.
  • La competencia intercultural debería incluirse en las evaluaciones de empleados.
  • Deberían crearse y financiarse prácticas y pasantías para toda la iglesia (pagas o con crédito académico) para los estudiantes de colegio universitario asiáticos, negros, latinos y nativo  americanos.
  • Debería explorarse la idea de un currículo de estudios étnicos para las instituciones educativas menonitas.

Los miembros del comité de planeamiento del HFF refinarán la lista completa de recomendaciones (incluyendo otras no mencionadas aquí) y la presentarán ante los líderes institucionales.

“Ahí queríamos ir”, dijo Iris de León-Hartshorn, directora de trabajo transformador por la paz para la Iglesia Menonita de EE. UU. y miembro del comité de planeamiento de HFF. “Es un grupo adaptable. No vamos a quedarnos estancados. Este es el trabajo que nos ha llevado a tener finalmente algunos resultados para hacerles recomendaciones de políticas y estrategias a nuestras instituciones. Estamos haciendo este trabajo para la siguiente generación”.

Red de Líderes de Recursos Humanos

Celina Romero (de pie), de The Mennonite, comparte con Ewuare Osayande, del Comité Central Menonita y con Mim Shirk, de MHS, mientras participan en un grupo de trabajo. (Foto de Carol Roth)
Celina Romero (de pie), de The Mennonite, comparte con Ewuare Osayande, del Comité Central Menonita y con Mim Shirk, de MHS, mientras participan en un grupo de trabajo. (Foto de Carol Roth)

HFF está patrocinado por la Iglesia Menonita de EE. UU., la Agencia Menonita de Educación, la Red Menonita de Misión, Everence y el Comité Central Menonita.

Para el encuentro del 2015 se invitó por primera vez a estudiantes de colegio universitario. El enfoque estuvo en cómo identificar quién tiene poder en una organización o una situación dada. También hubo un panel de recursos humanos al estilo de un ayuntamiento que llevó a cabo un animado debate con preguntas y respuestas.

Rachel Stoltzfus, directora ejecutiva principal de recursos humanos en la Red de Misión y Eunice Culp, vicepresidente de recursos humanos en Everence, estuvieron entre aquellos que integraron ese revelador panel. Fue el primer encuentro de HFF para ambas.

Culp dijo que este año fue con la expectativa de explorar detalles sobre cómo “seguir desde donde estamos y cómo avanzar más”.

“Creo que logramos escribir cosas muy buenas esta vez”, dijo Culp. “La diversidad racial es una alta prioridad para nosotros, como organización. Trabajar en red ha sido de gran ayuda porque conocer a la gente es muy importante”.

Culp dijo que, desde entonces, ella y los demás líderes de recursos humanos de la iglesia han estado manteniendo intencionalmente un registro de contactos y han compartido información. También indicó que tenían el plan de reunirse en abril para discutir acerca de las mejores prácticas y los avances, tales como compartir una base de datos de contactos de toda la diversidad de personas.

Llegar a las congregaciones que son predominantemente de color es una solución clave, dijo Glen Alexander Guyton, director de operaciones de la Iglesia Menonita de EE. UU. Guyton fue un ministro de C3 durante 17 años antes de que la Iglesia Menonita de EE. UU. lo contratara en el 2009 y se mudara a San Antonio, Texas.

“Hacerse camino por el sistema de la Iglesia Menonita puede resultar bastante complejo”, dijo Guyton y añadió que regresó “a su hogar en C3” con muchas ganas de crear conexiones con las personas de color del encuentro para luego utilizar aquellas en su trabajo. “Uno necesita mentores que le presenten a las personas indicadas que a su vez le ayudarán a comprender cómo puede ser exitoso en la iglesia. Un líder como Bishop Francisco puede acompañarlo y presentarle gente con la que podrá generar relaciones importantes”.

Guyton dijo que las congregaciones menonitas de color deberían trabajar en red entre sí y con congregaciones blancas.

Trabajar en pos de la igualdad racial/étnica es complejo porque, así como los menonitas blancos no son monolíticos en términos de formas de pensar, las personas de color tampoco son así. Sin embargo, comparten el amor por la iglesia y el deseo de ayudarla a prosperar, dijo Regina Shands Stoltzfus, miembro del comité de planeamiento de HFF y profesora auxiliar en Goshen College.

“Existe cierta urgencia por que las cosas se hagan y la realidad es que necesitamos tanto sentir esa urgencia como construir la capacidad de avanzar con nuestras estrategias y planes”, dijo Shands Stoltzfus, quien hace poco recibió el Premio Espíritu de Justicia 2016, máxima distinción otorgada por la Comisión de Derechos Civiles de Indiana.

Mim Shirk, vicepresidenta de MHS, vivió su primer encuentro de HFF y dijo que ella también quedó impactada y recibió una lección de humildad al ver la complejidad de los debates que se dan entre los grupos, y sigue comprometida con la diversidad racial/étnica.

“Yo animo a la gente a que siga con esto, sobre todo a aquellos que han estado en el asunto durante mucho tiempo”, dijo Shirk.

###

Traducción: Alex Naula, Zulma Prieto

Imágenes disponibles:

6991: Melody Pannell, de Eastern Mennonite University, Harrisonburg, Virginia, fue una de los participantes que asistieron al encuentro por primera vez. (Foto de Carol Roth)

6999: Los estudiantes menonitas de colegios universitarios fueron contribuyentes claves de los grupos de trabajo. (Alrededor de la mesa, desde adelante a la izquierda hacia la derecha) Gabby Castanon, de Goshen College (Indiana); Isaiah Crosby y Abe Mateo, de Hesston College (Kansas); Marvin Lorenzana, de la Red Menonita de Misión; Nashon Lora, de Goshen College; y Michelle Armster, de CCM. Fotografiando al grupo de trabajo aparece Gilberto Pérez, Jr., de Goshen College (de pie). (Foto de Carol Roth)

7114: Celina Romero (de pie), de The Mennonite, comparte con Ewuare Osayande, del Comité Central Menonita y con Mim Shirk, de MHS, mientras participan en un grupo de trabajo. (Foto de Carol Roth)